¿Tu pareja te engorda?


Primero, no, tú tomas tus propias decisiones. Pero, es cierto que a veces la “rutina/actividades” de nuestra relación en pareja, que suele incluir comida y bebidas, puede hacernos ganar unos kilitos.

La dinámica de tu relación y los hábitos que comparten juntos influencian mucho tu figura, peso y salud en general. Muchas de mis clientas suelen comentarme que desde que empezaron a salir con sus novios, o desde que se casaron, han aumentado de peso, y cuándo me comentan su rutina puedo ver por qué. Según varios estudios parece que las mujeres suelen ser las que más aumentan de peso cuando están en una relación, pero los hombres no se salvan.

Ahora, ¿cómo puedes seguir disfrutando en pareja sin ganar kilos extra? Espero que estos tips te puedan ayudar:

Coman cosas distintas cuando están juntos. No podemos obligar a nadie a llevar un estilo de vida más saludable, ni porque sea tu esposo, o tu novia, ni a tu mamá, a nadie, es una decisión de cada quién, pero sí podemos decidir comer algo saludable cuando nuestra pareja quiere comer papas fritas con helado. Mantén tu poder de decisión y come lo que sabes es mejor para ti. Si la otra persona no va a comer algo sano para complacerte tú tampoco deberías comer mal para complacerla. Escoge un plato distinto y más saludable, a veces hay que hacerlo aunque te provoque más la comida chatarra de tu pareja.

Hagan de la actividad física parte de su rutina. En vez de quedarse todo el día echados viendo televisión y comiendo dulces salgan a dar un paseo caminando, a montar bicicleta, a jugar fútbol o cualquier otro deporte con sus hijos, en fin, cualquier actividad que los saque del sedentarismo y la mala comida, y les brinde un rato agradable y activo. Es una mejor forma de eliminar el estrés de todos los días que dejarse llevar por la ansiedad y comer juntos todo el día. Igual si están empezando a salir, si les gusta hacer ejercicio busquen qué pueden hacer juntos para divertirse y conocerse, afianzar estos hábitos los ayudará a mantenerlos a largo plazo.

Entrena, aunque no sea en pareja. Lo entiendo estás enamorado y quieren pasar todo el tiempo que puedan juntos, pero con el trabajo, diligencias, el gimnasio también quita tiempo a veces empezamos a saltarnos entrenamientos para estar juntos. Especialmente si la otra persona no hace ejercicio. Mantengan sus rutinas de entrenamiento incluso si no les gustan las mismas actividades. Si entrenar es una parte importante de tu rutina, debe mantenerse así, no estoy diciendo que nunca te saltes un entrenamiento para divertirte con su pareja, pero no hay razón para dejar por completo algo que es tan bueno para ti.La decisión de empezar a entrenar o continuar haciéndolo debe ser algo que también decides tú, puede ser que a tu pareja no le guste o no esté decidida aún, no importa, hazlo tú igual, son pareja, no siameses. Muchas personas dejan de entrenar cuando empiezan a salir o se enamoran de alguien que no lo hace, mantener tus rutinas de entrenamiento es importante, y quién sabe, quizás poco a poco vayas contagiando a tu pareja.

No iguales sus porciones. Los hombres tienen más masa muscular que las mujeres, también suelen ser más grandes y pesados que nosotras, por lo que sus metabolismos son naturalmente más rápidos y eso les permite ingerir unas cuantas calorías más que nosotras, por eso es importante que no iguales sus porciones de comida, ni repitas si él lo hace. Si sirves dos platos iguales y le das a él lo que es la porción adecuada para ti seguramente queda con hambre, y si sirves en ambos platos la porción adecuada para él tú seguramente quedas full y poco a poco empiezas a ganar kilitos. Es importante conocer esta diferencia y que cada quien sepa y pueda controlar sus porciones.

Compitan. Solo compitan en cuestiones de condición física, quién aumenta su tiempo trotando, quién completó sus sesiones de entrenamiento, quién hace más flexiones o abdominales. Competir sanamente puede ayudarlos a mantenerlos motivados con el ejercicio, a esforzarse y a exigirse más y mejor entre ustedes mismos, lo que hace sus rutinas más divertidas. Varios estudios indican que hacer ejercicio con otra persona fortalece el lazo con ella y las estadísticas muestran que las personas que tienen un compañero de entrenamiento tienen más probabilidades de alcanzar sus objetivos.

Recuerda lo que es importante para ti, y si bien la otra persona no te engorda literalmente, mantener juntos una rutina de ver Netflix y comer chips todas las noches y los fines de semana SÍ.

©2018 AleBFitness