Los efectos del estres

El estrés es una reacción normal de nuestro cuerpo. Sin embargo, siento que actualmente nos estresamos tanto y por cualquier cosa, nada bueno: el estrés enferma y engorda.

Cuando el estrés aumenta, intervienen casi todos los órganos y funciones del cuerpo, afecta el cerebro, sistema nervioso, corazón, flujo sanguíneo, niveles hormonales, etc. Por esto produce enfermedades cardiovasculares, artritis reumatoide, migrañas y dolores extremos en músculos del cuello y espalda, calvicie, asma, tics nerviosos, impotencia sexual, irregularidades en el ciclo menstrual, colitis y gastritis, pérdida o aumento del apetito, sobrepeso, acné, y celulitis.

En situaciones de estrés liberamos cortisol, esta hormona sube los niveles de glucosa en la sangre para aumentar la energía y que nuestro cerebro pueda reaccionar rápidamente ante una situación de peligro, el problema está en que las situaciones de estrés (pensar demasiado, trabajo, dinero) por las que pasamos no necesitan una respuesta inmediata de nuestro cuerpo y nuestras hormonas se descontrolan en vano.

El cortisol se ha visto vinculado con el aumento de grasa abdominal y ella además de tapar tus abdominales es una de las más riesgosas para la salud.

El cortisol evita la síntesis proteica e incrementa las enzimas que rompen la proteína, es decir no deja que tus músculos se recuperen y además se los “come”. Perder masa muscular desacelera nuestro metabolismo.

El estrés puede darnos mucha ansiedad por comer, encontramos en la comida un pequeño “consuelo” y distracción, se vuelve un círculo vicioso que fácilmente puede hacernos acumular kilitos.

Cuando vivimos en constante estrés hay un desbalance de serotonina, dopamina y endorfinas, esto puede producir antojos por comer carbohidratos, dulces y comidas grasosas.

Las personas que están muy estresadas y ocupadas suelen sentir y tener como excusa el “no tengo tiempo para nada”, y no se toman el tiempo para cocinar en casa ni hacer ejercicio, suelen comer chatarra. Esta combinación es un combo para empezar a ganar grasa y problemas de salud.

No significa que el cortisol es “malo” en sí, es una hormona vital y necesaria, con funciones específicas importantes en nuestro cuerpo. Pero, como pasaría con cualquier otra hormona, cuando se sale de control tiene efectos negativos.

Por eso es importante tomar un tiempo para nosotros, no pensar en los inconvenientes del día antes de dormir, frente a una situación que pueda ser estresante respirar profundo y pensar con calma. Escucha tu música favorita, lee un buen libro, medita, suelta lo que no puedes controlar, haz ejercicio, y lo que sea necesario para en lo posible mantenerte relajado, y evitar que el estrés controle nuestras vidas.

©2018 AleBFitness