El efecto de la música durante el entrenamiento

“Sin música la vida sería un error”, dijo Nietszche. No sé qué tanto sabía Nietszche sobre el ejercicio pero me ha pasado que si olvido mis audífonos en casa se me empiezan a subir elefantes en las piernas camino al gimnasio. En serio, he comprado los audífonos más baratos en la tienda de la esquina solo para poder ir a entrenar (varias veces).

Algunos simplemente no pueden entrenar sin escuchar música (como yo), otros se sienten mejor sin ella. Pero, independientemente de tus preferencias, estudios recientes sugieren que la música tiene un impacto positivo cuando hacemos ejercicio o realizamos alguna competencia.

Cuando escuchamos música solemos movernos a su ritmo, incluso lo hacemos de forma inconsciente, por ende cuando escuchamos música movida nos activamos y entrenamos con más ánimo y más rápido.

La música también nos distrae, ocurre una especie de disociación entre nuestra realidad= ejercicio y lo que escuchamos, es decir, nuestro enfoque se dirige hacia la música más que al esfuerzo físico del ejercicio y podemos aumentar nuestro desempeño hasta un 15%. Al redireccionar nuestra atención nos olvidamos un poco de la fatiga, agotamiento, y hasta de ese dolorcito en los músculos que estamos trabajando, lo que te ayuda a continuar y esforzarte un poco más.

La música también es efectiva para aumentar y reforzar humores positivos como felicidad, alegría, lo que te ayudará a suprimir los negativos como el cansancio y ese pensamiento de “que se termine ya”.

No esperes más y usa la música como una herramienta positiva durante el ejercicio, especialmente en los días en que te invade la flojera y necesitas un empujoncito extra.

©2018 AleBFitness